Los Acarnienses

Grupo SKS en Los Acarnienses

Reparto

  • José Luis Guidet, Diceópolis
  • Antonio Jesús Pérez, Heraldo
  • Sergio Fajardo, Embajador
  • Lucía Palacios, Anfiteo
  • Cristina Montes, Teoro
  • Estíbaliz Peralta, Campesino
  • Mª José Muñoz, Gídenis
  • Javier Vázquez, sicofanta
  • Antonio V. López, Megarense
  • Antonio Medina, Cefisofonte
  • Julio Colino, Pseudartabas
  • Javier Gijón, Eurípides
  • Manuel Castillo, Lámaco
  • Mª Carmen Díaz, Nicarco (sicofanta)
  • Tomás Neuhaus, criado de Lámaco
  • Samuel Ruiz, Padrino de la boda
  • Isabel Extremera, Madrina de la boda

(Prítanes, Ciudadanos, Arqueros, Embajadores, Eunucos, Tracios, Flautistas, Heteras, Mensajeros, Soldados )

Coro

  • Alicia Ruiz, Corifeo
  • Laura Fajardo
  • Anne Neuhaus
  • Laura Chinchilla
  • Nura Malosetti
  • Isabel Extremera
  • Alba Martín
  • Elias Pérez
  • Francisco Javier Guidet
  • Mª José Muñoz
  • Javier Mata
  • Iván Sánchez

Resumen de Los Acarnienses

La política nuestra de todos los días

Que los gobernantes sean criticados es algo habitual en nuestros días, no es extraño escuchar en cualquier sitio que no cumplen sus obligaciones, que prometen “la luna” en sus programas electorales, pero que, cuando resultan elegidos, olvidan todas sus promesas, que solo pretenden enriquecerse a costa del erario público. Éstas y otras muchas quejas las oímos a diario y probablemente nuestros nietos seguirán oyéndolas.

Algo semejante ocurría en los tiempos de la democracia ateniense. Para Aristófanes los políticos “venían a llevárselo” y sus acólitos solo preguntaban “¿qué hay de lo mío?”, mientras que el verdadero interés de la ciudad quedaba a un lado. La paz era obviada y la guerra se mantenía para mantener el status de algunos privilegiados. Solo así se entiende que el enfrentamiento con los lacedemonios continúe en el tiempo. La rabia del autor representada en la figura del descarado Diceópolis, el vendedor de ajos, un cualquiera, que ante los graves hechos que ocurren en la ciudad se rebela e intenta, lamentablemente sin conseguirlo, dar un sentido a tanto disparate.

Una sátira política envuelta en las redes habituales del cómico ateniense. La crítica raya incluso en el humor absurdo, lo que nos demuestra la actualidad de la comedia ática.

Argumento

Diceópolis, el vendedor de ajos, se presenta en la Asamblea con la intención de denunciar lo que considera un verdadero atropello: la guerra entre Atenas y Esparta continúa, mientras el pueblo muere y empobrece.

Sus denuncias serán valdías, así que toma la decisión de “hacer la guerra” por su cuenta. Intentará pactar una tregua únicamente para él y su familia, lo que a la postre le traerá más de un problema

RocketTheme Joomla Templates